Presa romana La Degollada

Los restos de la presa romana sobre la que vamos a hablar en este artículo, se encuentran emplazados cerca del Sendero Natural de La Degollada, una zona formada por humedales y lagunas que se ha vuelto cada vez más turística.

IMG_1193

Se trata de una planicie esteparia surcada por barrancos y cárcavas, habitado por numerosas especies que aquí anidan además de servir como zona de descanso para aves migratorias.  Se encuentra emplazada a tan solo 4 km de la localidad, para acceder a ella desde Calahorra tendríamos que dirigirnos hacia el polígono Tejerías y cruzar la AP 68, camino hacia los Agudos (C/ Camino de la Estanca).

Os dejo un pequeño plano con las indicaciones a seguir, ya que el Sendero natural carece de señalización en la localidad y es fácil perderse sin ir con indicaciones o GPS.

 

(Saliendo desde el centro de la ciudad, debemos coger la calle Mediavilla, dirección hacia la Catedral, continuamos pasando el puente, y tendremos que pasar 3 rotondas; en la primera, cogeremos la primera salida, en la segunda rotonda la segunda salida dirección polígono Tejerías, y en la tercera  rotonda, cogeremos la primera salida dejando a la izquierda el polígono y seguiremos por la calle Camino de la Estanca todo recto hasta que al final encontraremos a mano izquierda el letrero que indica el inicio de la Senda de la Degollada, y un poco más adelante la señal de Parking. )

Por el contrario, la senda natural de la Degollada sí que está señalizada en su interior, y vallada en todo su recorrido, consta además de miradores, zonas de descanso, observación de la flora y fauna y merenderos.

Se trata de una zona muy bonita para pasear, con un paisaje muy estepario. En el primer tramo podemos observar la Yasa de la Concha, formada por cicatrices, cárcavas y barrancos con un gran atractivo. Siguiendo el recorrido encontramos dos balsas, la segunda de ellas de mayores dimensiones, irregular, en la cual podremos observar diferente fauna animal como azulones, garzas, cigüeñas y aguiluchos.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El camino continúa bordeando la laguna y adentrándose en el pinar que se extiende hacia el sur por todo el monte de los Agudos. En esta zona podemos encontrar una fauna de zorros, jabalís, ardillas o búhos.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hacia el final del recorrido, tenemos dos opciones, o subir a ver los miradores, o continuar hacia la presa romana a unos 20 min. Aunque el recorrido vallado de la Senda Natural terminaría aquí, podemos seguir su camino perfectamente por las marcas de los arboles que nos guían el recorrido hasta la presa. Este camino es de mayor dificultad que el anterior por diferentes desniveles del terreno, un poco resbaladizo aunque perfectamente factible llevar a cabo.

 

Los restos que los arqueólogos han encontrado pertenecientes a la presa consistirían en  3 alineaciones que formarían un total de 176.29 metros, de las cuales, sólo la primera es la que podemos observar desde el recorrido de la Senda de la Degollada. Además esta primera alineación es la que vemos dividida en dos por la yasa que tendría una cota de 315 m. y se encontraría en la garganta de La Degollada, entre la Torrecilla Alta y los Agudos. Su abandono y paso del tiempo, ha hecho que actualmente únicamente veamos los extremos de la misma.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En esta zona, se ubicaría un embalse o pantano, que recogía las aguas del Cidacos además del almacenamiento de agua en periodos pluviales, con una capacidad de unos 1.4 hm3 según los estudiosos.

La composición de estos restos hallados, estaría formada primeramente por una zapata de cimentación, sobre la que encontramos un núcleo de hormigón revestido con sillares de piedra arenisca trabados con argamasa de mortero de cal. Además, se encontraba sobre un espaldón de tierras aguas abajo, con capas de arcillas y gravas con cantos rodados y areniscas para dar estabilidad a la presa y evitar la presión de las aguas. Pudiera ser que también dispusiera de contrafuertes para ayudar a evitar los derrumbes aunque en este caso no tenemos constancia de ello.

El llenado seguramente se realizaría desde un canal de alimentación que partía del río Cidacos, y su función principal sería la de uso agrícola para regadío de las zonas de cultivo y de los asentamientos cercanos situados entre Calahorra y Rincón de Soto. Se tanteó la posibilidad de que fuese la fuente de abastecimiento de agua para la ciudad, pero el punto más alto de ésta, consta de mayor altitud que la presa, imposibilitando de esta manera que fuese el foco de suministro de la misma.

Por la fecha de los asentamientos, podríamos datar la presa de época altoimperial, aunque carecemos de datos concretos por la falta de un estudio más en profundidad de la zona.

Lo que no cabe duda, es que es un paraje espectacular para visitar y admirar las obras de ingeniería hidráulica de nuestros antepasados, acompañados de una flora y fauna admirable durante nuestro recorrido, un lugar sin duda que no os podéis perder.

  • Recorrido Senda natural: 60 min ida y vuelta sin paradas.
  • Recorrido hasta la presa: 50 min ida y vuelta sin paradas.
  • Dificultad: senda nivel bajo, presa nivel medio.
  • Recomendaciones: Evitar ir en época de fuertes lluvias. Ir con calzado adecuado. Ir bien hidratados, no hay agua potable durante el recorrido.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

La red hidráulica. Abastecimiento y evacuación de agua en Calagurris

Desde antiguo son conocidas las referencias a la red de canalizaciones situada en el subsuelo del casco antiguo de Calahorra, numerosas han sido las referencias también a hallazgos encontrados tras la realización de obras e intervenciones en solares y viviendas del casco histórico calagurritano. También tenemos conocimiento de la presencia de temas y baños públicos en época romana por la aparición de diferentes restos de piscinas en la localidad, por lo tanto, la Calagurris romana dispondría en su momento de toda una red de conductos y colectores de aguas tanto limpias como negras para abastecer no solo las termas, si no también a las viviendas y edificios públicos de la ciudad.

En este post, vamos a ver los restos que han aparecido en la ciudad relacionados con las conducciones de agua, tanto de abastecimiento de agua potable, como de evacuación de aguas residuales y finalmente cómo y por dónde vendrían estas canalizaciones.

En cuanto a las termas, tenemos hasta el momento constancia de la aparición de varias piscinas en diferentes puntos de la ciudad. Sabemos de la suma importancia que adquirieron en la vida cotidiana de los romanos como marco habitual de reuniones sociales, por lo que no es de extrañar que Calahorra dispusiera de ellas tanto públicas como privadas.

Los primeros restos constatados, nos llevarían a la calle San Andrés, donde aparecieron restos de una piscina que estaría ubicada sobre la cloaca de San Andrés 27, de la cual hablamos en nuestro post anterior. Esta canalización de cloaca, permitiría la evacuación de las termas, además de las aguas residuales de toda la zona del cerro de San Francisco.

Las siguientes que encontramos son las de la calle Miguel de Cervantes o, también llamada calle del antiguo matadero, donde aparecieron restos de piscinas, aunque hoy en día no queda nada de ellas, debido a la construcción de viviendas.

Y por último, tenemos las conocidas “Termas del norte”, en la zona de la calle Eras, San Blas y Clínica. En toda esta zona han aparecido numerosas piscinas, hipocaustos y conducciones. En el yacimiento de La Clínica además, apareció un gran colector que permitiría no sólo la evacuación de aguas sucias de las termas, sino posiblemente de toda esa parte de la ciudad.

El hecho de constatar la existencia de termas y piscinas tanto públicas como privadas, ya nos pone de manifiesto la importante red hidráulica de conducciones de agua subterránea que la ciudad necesitaría para abastecerlas.

De los restos que han aparecido de conductos en la ciudad, cabe diferenciar dos tipos, los que se tratarían de conducciones de agua limpia, para abastecer de agua potable a los edificios y fuentes, y los conductos de aguas negras, también llamados cloacas, por donde saldrían las aguas residuales fuera de la ciudad.

Quedan constatadas por su aspecto y características que los conductos subterráneos encontrados en la calle San Andrés 50 y san Andrés 27 serían restos de cloacas. Además el tramo de cloaca de San Andrés 27, como ya hemos citado anteriormente, recogería las aguas sucias de S. Francisco y el desagüe de la piscina sobre la que se encuentra. El tramo de San Andrés 50, además podría continuar por el Planillo de San Andrés según las últimas excavaciones que se realizaron en esta zona en el año 2014, donde aparecieron nuevos restos de canalizaciones correspondientes a la cloaca romana, y que una vez documentadas, se volvieron a tapar para evitar su deterioro y poder continuar con las obras. La continuación de esta cloaca hacia el Planillo de San Andrés nos hace pensar en la posibilidad de que la cloaca podría continuar hacia la puerta del Planillo; una de las puertas de acceso a la ciudad, por donde desaguaría por las laderas de la misma, como solía ser usual, aunque bajo la puerta no se hayan encontrado restos de canalizaciones antiguas.

Por la ubicación de los conductos de aguas encontrados, cabe pensar que no toda la ciudad dispondría de una red completa de alcantarillado por la que evacuar las aguas residuales. Se limitaría por el momento a la zona de la Calle San Andrés, y entorno a la calle Eras y San Blas. Para otras zonas de la ciudad, se sopesa que las laderas con fuerte pendiente, facilitarían la evacuación de las aguas residuales a través de las propias calles hacia las murallas, desde donde saldrían hacia las laderas de la ciudad. Esta hipótesis viene motivada por la falta de canalizaciones encontradas en el resto de la ciudad, y por la estructura de las calles.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

También extramuros han aparecido importantes restos de canalizaciones en la zona de la calle teatro y paletillas que formarían parte del circo ubicado bajo el actual Paseo Mercadal. En la pared norte del circo, aparecieron 8 conductos pertenecientes al drenaje del edificio, de los cuales no queda huella. También en la calle Teatro, apareció una importante canalización de grandes dimensiones de diámetro, perteneciente a uno de los desagües del circo, que se puede ver actualmente expuesto en la Era Alta, frente al Parador Nacional de Turismo.

Ya sabemos cómo y por donde se evacuaban las aguas residuales pero, como ¿llegaba el agua limpia a la ciudad?  3 son los restos de instalaciones hidráulicas que se han hallado en los alrededores de la ciudad y que se han estudiado como posibles focos de abastecimiento.

El primero de ellos, es el acueducto Alcanadre-Lodosa, del cual se conservan trece arcos y restos de pilares, situado cerca a Mendavía. A pesar de su proximidad, según los estudios, no sería la fuente de suministro para la Calagurris romana, por la diferencia de cota entre la obra hidráulica y el punto más alto de la ciudad, pero sí que abastecería zonas próximas y tierras de cultivos.

La segunda obra hidráulica encontrada en las proximidades, es la presa de la Degollada, a tan solo 4 km de la ciudad, situada en las inmediaciones de los Agudos, junto a la actual senda de La Degollada. A pesar de los estudios e intentos de relacionar esta obra con el abastecimiento de agua a la ciudad, debido de nuevo a la diferencia de cota respecto al punto más alto de la ciudad, imposibilitaría la opción de que esta presa fuese la que la abasteciera de agua. De modo que esta presa serviría como uso agrario y abastecimiento de los asentamientos próximos.

La tercera obra hidráulica y la que se ha constatado que sería la fuente de abastecimiento para la Calagurris romana, sería el acueducto de Sierra de la Hez. Esta construcción se sitúa bastante más lejos, pero los restos encontrados han ayudado a trazar el recorrido, y la altura a la que se encuentran esta vez sí que posibilitaría el suministro de aguas a la ciudad. Se han hallado restos en distintos puntos del trayecto entre esta sierra situada en torno a Las Ruedas de Ocón, y el cerro Sorbán, próximo a la ciudad de Calahorra. Este acueducto sería por tanto el que finalmente abastecería a la ciudad de Calahorra a través de fuentes y canalización de aguas limpias.

Además, a lo largo de su recorrido se construyeron otros enclaves importantes como el alfar de la Maja (Pradejón-Calahorra) y Valroyo.

Todos los datos que tenemos hasta el momento son fruto de las sucesivas investigaciones y publicaciones que se han ido realizando a lo largo de los años. La gran mayoría de ellas, han sido estudiadas después de hallarse como fruto de obras y excavaciones de urgencia por la construcción de viviendas. La falta de mayores investigaciones y excavaciones en el resto del tramo urbano posiblemente nos aportarían mayor información sobre el trazado completo de la red de aguas en la antigua ciudad de Calagurris.

Acueductos

 

Las cloacas romanas de Calahorra

Las cloacas romanas de Calahorra, por desgracia las grandes olvidadas por parte de los cargos políticos durante muchos años. Aunque por el contrario, son muchos los turistas y visitantes que preguntan constantemente por ellas y se interesan por su estado o la posibilidad de visitarlas. Esto no es de extrañar, ya que durante varios años estuvieron abiertas al público, algo que por desgracia todavía vemos muy lejos en la actualidad.

Desde antiguo, eran muchas las noticias recogidas sobre la existencia de conductos subterráneos en el casco antiguo de Calahorra. Los encontrados en la calle San Andrés por su aspecto y características, serían conductos de desechos de aguas fecales, por lo tanto, consideradas como cloacas de época romana. Además su localización coincidiría con el decumano máximo; uno de los ejes principales de las ciudades romanas.

En la actualidad, existen dos tramos de cloacas localizados en la calle San Andrés que fueron descubiertos a finales de los años 70.

181113cloacask

El primer tramo de cloaca, la localizada en la calle San Andrés numero 50, correspondería con el trazado del decumano máximo en sentido este-oeste con pendiente hacia el este y tiene una longitud de 41 metros, encontrándose en la actualidad cegada en sus extremos por acumulación de sedimentos. Está construida en opus caementicium, y la bóveda de cañón arranca a 1m. del suelo y es resuelta mediante disposición radial de cantos rodados, al igual que la cloaca hallada bajo la catedral de La Seo en Zaragoza.

El segundo tramo de cloaca, situada en la calle San Andrés numero 27, tiene una disposición en curva en dirección norte, que manteniendo la pendiente, puede desembocar en la cloaca 1. Tiene una longitud de 29,08 m. y está cegada por ambos lados, pero en el extremo sur, tras 8 metros sin ningún tipo de sedimento, está colmatada con escombros de época moderna. Está realizada en opus caementicium y tienen una altura de 1,07 metros. La bóveda es de cañón y conserva un registro circular de 22 m. de diámetro que serviría de desagüe para la piscina bajo la que se encuentra esta cloaca.

La cloaca primera, correspondería como ya hemos dicho con el decumano máximo, y la cloaca segunda, sería utilizada para recoger las aguas del cerro de San Francisco  y las del complejo termal de la calle san Andrés; desaguando en la cloaca primera.

Ambas cloacas tienen una cronología similar que va desde la segunda mitad del siglo I hasta el s III y IV d.C. Además,  gracias a las excavaciones que se realizaron en el 2014 en el Planillo de San Andrés con motivo de la urbanización de esta zona, fueron descubiertos nuevos tramos de cloaca que pertenecerían a la continuación de la cloaca primera situada en C/San Andrés 50. Según las investigaciones, esta cloaca desembocaría seguramente hacia la ladera de la ciudad a través de la puerta del Planillo -aunque la falta de restos en la misma nos imposibilita confirmarlo con certeza-.

De estas dos cloacas que acabamos de comentar, la primera, situada en C/San Andrés 50, después de ser estudiada y escavada por la Asociación Amigos de la Historia de Calahorra, fue la que se abrió al público durante 7 años. Se descubrió en 1979 al realizar unas obras de acondicionamiento en la bodega de la vivienda del siglo XVIII. Gracias a la colaboración del propietario, la Asociación Amigos de la Historia de Calahorra las acondicionaron para abrirlas al público entre los años 1995 y 2002 de manera totalmente desinteresada. En este último año, tras ver el potencial turístico de las mismas, el Ayto de Calahorra decide solicitar la Declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), por la cual se tuvieron que cerrar al público aunque no fue hasta el año 2014 cuando finalmente se concedió este título para las cloacas calagurritanas.

En el año 2013, tras el progresivo estado de abandono, la vivienda a través de la cual se accedía a las cloacas sufría riesgo inminente de derrumbe por la cual se procedió a la demolición subsidiaria de la vivienda por parte del Ayto en el año 2014.

Tras la adquisición de los solares de este emplazamiento, el Ayto hace público en el 2016 su deseo de urbanizar todo el solar para la construcción de un espacio abierto y zona de acceso para las cloacas para poder potenciarlas turísticamente. Para ello saca a concurso público la elección del proyecto, que fue elegido en 2018 con fallo del jurado al proyecto “Impluvium” de José María Sánchez García. Que consistiría en una plaza pública porticada en la cual se encontraría el acceso a las cloacas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A pesar de tener ya el proyecto elegido para la urbanización del solar, todavía no tenemos noticias del inicio del mismo, ni tan siquiera de la existencia de un proyecto previo de investigación sobre las cloacas, elemento fundamental previo a cualquier tipo de musealización de las mismas.

Hay que recordar que el tramo de cloaca del que estamos hablando, fue escavado y acondicionado por los Amigos de la historia de Calahorra durante los años 80-90, hace más de 30 años. Es por ello que es necesario un plan previo a la musealización de excavación de los tramos de cloaca que quedaron cegados e investigar las mismas, así como la excavación previa de los solares que se plantean urbanizar. Estamos hablando de una zona de suma importancia en época romana; el solar se encontraría en una de las vías principales de la ciudad, el decumano máximo, por lo que la aparición de restos arqueológicos es casi segura. Además en las primeras excavaciones de las cloacas aparecieron multitud de materiales que hoy en día encontramos en el Museo de la Romanización como cerámicas entre los siglo I y  III, pendientes de oro, agujas, pasadores de hueso, estucos, lucernas, bronces, tégulas, vidrios, y el más importante y hoy en día desaparecido, el Sello de Eneas.

Después de recalcar la gran importancia de su investigación y excavación por técnicos especializados, debe haber un proyecto de consolidación y conservación de las cloacas, con sistemas de drenaje que impidan su inundación, limpieza y acondicionamiento de las instalaciones. Para continuar con el proyecto de urbanización de los solares con la construcción de la plaza y acceso turístico a las cloacas con el proyecto resultante ya elegido “Impluvium”.

A pesar de que el proyecto de urbanización ya está seleccionado desde hace más de un año, todavía no ha habido noticias de inicio de obras, ni excavación, ni investigación previa del yacimiento. Llevamos demasiados años con las cloacas cerradas, uno de los grandes atractivos turísticos que podría tener Calahorra, por la peculiaridad del yacimiento, y los pocos que se encuentran accesibles en España.

 

XX Jornadas de estudios calagurritanos: “Las Medranas. Un conjunto vitivinícola en plena Calahorra”

Hoy ha dado inicio la XX edición de las jornadas de estudios calagurritanos, organizada por los Amigos de la Historia de Calahorra. Se trata de una semana donde investigadores compartirán parte de sus estudios y conocimientos sobre el patrimonio de Calahorra con todos aquellos que se acerquen a la Ermita de la Concepción a escuchar las ponencias durante estos días.Resultado de imagen de XX jornadas estudios calagurritanos

Estas jornadas daban comienzo hoy, lunes 9 de abril, con las ponentes Asunción Antoñanzas y Pilar Iguácel, que nos han hablado sobre La Medranas: un conjunto vitivinícola en plena Calahorra. Ambas, son grandes conocedoras de este patrimonio histórico puesto que fueron las arqueólogas que estuvieron escavando y documentando los hallazgos encontrados y nos han podido deleitar con una charla llena de detalles e información sobre el solar de las Medranas.

La sesión daba comienzo con la historia de esta casa, perteneciente a la familia Medrano. Hemos podido comprobar la amplia línea sucesoria desde sus inicios en el siglo XVII con los Medrano, y su evolución en el tiempo hasta caer en manos de los Sáenz de Tejada y Mancebo y su progresivo estado de deterioro a inicios del siglo XIX. La casa finalmente fue vendida por el último propietario Antonio Fernández de Navarrete al Ayuntamiento, y como ya hemos hablado en post anteriores, durante el año 2016 se proyectó la construcción de un edificio de viviendas en la ubicación original de la casa de las Medranas. Ésta finalmente no pudo realizarse por los hallazgos subyacentes encontrados que detallaremos a continuación.

Por un lado, y como ya habíamos comentado anteriormente, uno de los hallazgos más destacables y que causó impacto en la gente fue el descubrimiento de un frente formado por grandes sillares, que formaban parte de un torreón de la Calahorra antigua. Este torreón estaba cortado por un muro maestro y formaría parte de la línea defensiva de muralla. Además, se encuentra asentado sobre un antiguo foso perteneciente al primer asentamiento romano de carácter militar que tras su abandono se rellenaría para construir el torreón encima.IMG_20160202_134955

La esperanza de los investigadores siempre fue la de continuar escavando hacia la travesía Pastelería para encontrar ese campamento militar, pero lo que encontraron fueron las bodegas pertenecientes a la Casa de las Medranas.  Una bodega que estaría cerrada con bóveda de cañón, a la que se accedería por unas escaleras y formada por grandes tinas.IMG_20160202_134405

Se trataba de 8 lagares del siglo XVII, pertenecientes a la Casa de las Medranas y que nos aportan gran información de la actividad vitivinícola que ostentaba esta familia. En todos ellos se puede apreciar un suelo conformado de piedras de canto rodado y unidas con arcilla; suelo económico gracias a la cercanía del río Cidacos, y a la vez resistente. Los lagares en su gran mayoría cuentan con un canalillo que desemboca en un torco con revestimiento de cal para impermeabilizar.

Muchos lagares han sufrido diferentes fases de uso, es por ello que algunos presentan rellenos de vasijas y cerámicas que nos han podido ofrecer mucha información sobre la familia. Entre ellas podemos destacar los pocillos de chocolate, cerámica de Manises o cerámica fina de La Cartuja. Muchos de estos lagares que se volvieron a empedrar, seguramente fuesen destinados a cuadras o caballerizas.

Entre estos lagares, apareció también un espacio circular central muy grande, destinado para colocar una tina de grandes dimensiones. Y junto a ella, un semicírculo para colocar los cántaros para transportar el vino o mosto. Ésta presenta también arreglos en cemento, por lo que se constata que fue utilizada hasta el siglo XX.

Gracias a la documentación, se ha podido cotejar el gran auge de las cosechas de vino en esta zona durante el siglo XVIII. Estos lagares son el testimonio de la actividad vitivinícola de la zona y la familia durante estos años, a pesar de que cayeran en desuso tras la llegada de la filoxera; plaga que afectó a muchos de los campos sobretodo de La Rioja Baja.

Tras esta crisis los lagares fueron reutilizados y abandonados. Debido a haber sido considerados elementos de la vida cotidiana, han sido olvidados por sus contemporáneos, negándoles la importancia que ostentan en la actualidad por ser una gran fuente de información.

Al haber sido considerados arquitecturas menores, no se han valorado y se han perdido. Tras la paralización de la edificación, actualmente se encuentran tapadas, y protegidas frente a los agentes externos, a la espera de que algún día se puedan integrar en la trama urbanística de Calahorra, tal y como relataba Asunción Antoñanzas.

Estas jornadas continuarán mañana 10 de abril con el Doctor en Historia Contemporánea Sergio Cañas Díez con “Un viaje por la historia: el trenillo de Calahorra (1918-1966)”.

El miércoles 11 de abril podremos disfrutar de Jesús Fernando Cáseda Teresa; Doctor en Filología Hispánica que nos hablará sobre Periodismo en Calahorra a finales del XIX: El Calahorrano.

Y finalizarán el viernes 13 de abril con Tomás Sáenz de Haro; Doctor en Historia con Calahorra en la primera guerra entre el emperador Carlos V y el rey Francisco I de Francia (1521-1526).Todas ellas se darán cita en la Ermita de la Concepción a las 20:00h.

 

Museo de la romanización

Emplazado en pleno casco antiguo de Calahorra, se encuentra el recorte 2.jpgmuseo de la romanización; un espacio destinado a albergar algunas de las piezas de época romana más importantes halladas en La Rioja.

El edificio se trata de un palacete de época modernista construido en la década de 1930, conocido popularmente  como la “casa del millonario”, ya que su propietario ganó la lotería nacional y con ese dinero decidió construir este singular palacete.

Se convirtió en Museo Municipal tras ser adquirido por la comunidad en 1982 quien cedió su uso al Ayuntamiento de Calahorra. Pero fue finalmente en el año 2009 cuando se convirtió en el museo de la romanización, donde fueron renovadas todas sus salas para albergar la colección romana.

El museo actual está organizado en 5 salas, que van desde el siglo V a.C hasta el IV d.C. y cada sala está organizada con una temática determinada además de un patio donde se encuentran algunos restos arquitectónicos de mayor peso como grandes sillares o basas de columna.

SALA I:

La primera sala situada en la planta baja, comienza con los antecedentes a la llegada de los romanos; con la cultura celtibérica. Recoge piezas procedentes de poblados o ciudades como Libia en Herramélluri, el Cerro de San Miguel en Arnedo o Contrebia Leucade y nos ofrecen el mejor testimonio para conocer sus viviendas y ajuares domésticos, medios de vida,  útiles  y herramientas de trabajo.

img_20161120_124409

Entre estas piezas celtíberas cabe destacar, la estela del jinete de los siglos III a.C al I a.C, o la vasija de las cabezas de Contrebia Leucade de los siglos II a.C- I d.C.

SALA II:

En esta misma planta se sitúa la sala II dedicada a la guerra y conquista y los comienzos de la romanización. Esta sala recoge la evolución histórica de la conquista y romanización del valle medio del Ebro con diferentes paneles explicativos y muestras de armas de legionarios, balas y utensilios de guerra además de grandes estelas funerarias.

Esta conquista militar pronto dio paso a todo un proceso de romanización; una transformación social y cultural imponiéndose nuevos gustos, nueva lengua e incluso moneda propia.

La importancia estratégica de la ciudad de Calahorra y de su proceso de romanización la convirtió en centro emisor de moneda propia, hasta la unificación de acuñaciones impuesta por el Emperador Claudio.

img_20161120_125041

Una muestra de las monedas acuñadas en la localidad las podemos ver en una gran vitrina que se encuentra en el centro de la sala.

SALA III:

Situada en la primera planta encontramos la sala dedicada a las domus romanas, también conocidas como viviendas privadas de los romanos.

Al inicio de la sala podemos encontrar una gran pieza de mosaico perteneciente al suelo de la domus romana de La Clínica en Calahorra, formada por pequeñas teselas, además de grandes trozos de lienzo de las paredes distribuidos por toda la sala como el de diana cazadora del siglo I d.C. que destaca por su gran calidad.

Gracias al montaje expositivo podemos conocer cómo eran las casas de la antigua Roma, su sistema de construcción, tejas, ladrillos, canalización, columnas.. además de la decoración y utensilios de la vida cotidiana.

SALA IV:

En la segunda planta del museo encontramos la sala IV dedicada a las actividades económicas asociadas a la obtención de las materias primas, manufactura, comercialización; lo que se le ha llamado el Necotivm.

Aquí podemos encontrar piezas como ruedas de molino de tracción animal o movidas a mano, prensas de aceite o vino y recipientes de transporte o almacenaje como las ánforas o las grandes tinajas.

Además cuenta con una gran exposición de las vajillas de terra sigilata hispánica, procedentes de Tricio que suministraban piezas a las mejores mesas de todos los rincones del imperio.

Esta sala cuenta también, con ejemplos de los útiles de hueso para tejer, y piezas para el pesado y comercialización de los productos.

SALA V:

En la segunda planta encontramos la última sala del museo; dedicada a la religión, culto y juego,  que cuenta con  algunas de las piezas más importantes del mismo.

img_20161120_131859

En sus paredes aparecen grandes epígrafes procedentes de importantes construcciones como la que apareció en el paseo Mercadal de Calahorra perteneciente al  antiguo circo romano de la ciudad.

Además en el centro de la sala se exponen algunas piezas que corresponden a estelas y monumentos funerarios. Pero sin duda lo que más destacan son las esculturas de los dioses como la figura de venus, o la gran cabeza de Júpiter.

Aunque la pieza estrella del museo, es la dama calagurritana o dama de calahorra, denominada así por su descubrimiento en la domus romana de La Clínica en Calahorra, datada del sigo II d.C.

A continuación os dejo un vídeo con las fotografías realizadas en el museo:

Enlaces de interés:

http://www.museodelarioja.es/museoromanizacion/

http://www.ayto-calahorra.es/portal/contenedor3.jsp?seccion=s_floc_d4_v1.jsp&codbusqueda=62&codResi=1&codMenuPN=6&codMenuSN=88&codMenu=24

Difundiendo el patrimonio: participación en las JISP´16

Y de pronto… llega ese momento en el que se acaba el curso académico, nervios, estrés, trabajos, prácticas…. y sobretodo, el momento de demostrar todo lo que has aprendido poniéndolo en práctica.

Como ya mencioné cuando abrí este blog dedicado al patrimonio romano de Calahorra, uno de mis objetivos era alcanzar una mayor difusión y conservación de estos restos que carecen de un buen proyecto de gestión, aunque la verdad, nunca imaginé el grado de involucración que iba a alcanzar.

Lo que empezó siendo el orgullo de una calagurritana que valora los restos romanos conservados en su ciudad que trataba de abrir los ojos a muchos otros tantos que no lo ven, ha terminado por ser el objetivo principal de mi proyecto a realizar para finalizar mis estudios de máster. El estudio de los mismos, investigaciones sobre la evolución de los restos, actuaciones realizadas, proyectos, intervenciones…. horas de trabajo rodeada entre libros, ha hecho que se convierta en mi día a día. Porque el estado tan lamentable en el que se encuentran todos ellos en la actualidad, requiere de la necesidad de intervenciones de urgencia, tareas de difusión, y actividades en torno a ellos que generen su mantenimiento y puesta en valor.

El pasado 19 de mayo, tuve la oportunidad gracias a los Amigos de la Historia de Calahorra y al Consejo Comarcal de la Juventud, de participar en las JISP (Jóvenes Investigadores Sobradamente Preparados); unas jornadas que se celebran en este 2016 por primera vez y cuyo fin es el de dar una oportunidad a jóvenes recién titulados que se encuentran investigando o deciden compartir sus estudios relacionados con la ciudad de Calahorra.

Tras mi conferencia, La gestión del patrimonio arqueológico: el caso del yacimiento de la Clínica, tuve la posibilidad de hablar de la gestión de  uno de los yacimientos más importantes que contiene Calahorra en la actualidad y su mal estado de conservación.  Tras ésta, uno de mis objetivos principales era la concienciación ciudadana de cómo estaba en la actualidad, puesta en valor de la importancia que adquiere este yacimiento, su estudio y análisis del mismo, así como la reivindicación de su necesidad de intervención inmediata.

Además, pude dar un pequeño repaso al estado actual del resto de patrimonio romano que se encuentra a la intemperie en la ciudad y su carencia de mantenimiento ni ningún tipo de actividad que se pueda generar en torno a ello.

Así mismo, la participación en estas jornadas me sirvió para dar a conocer el trabajo que estoy llevando a cabo de investigación y realización del proyecto cultural que presentaré para finalizar mis estudios de máster, cuyo objetivo es la difusión del patrimonio arqueológico romano, con la realización  de una ruta arqueológica, diferentes actividades entorno a los yacimientos, tareas de difusión, cartelería, señalización y un largo etcétera, pero para todo eso habrá que esperar un poquito más.

Os dejo el enlace a un pequeño clip de vídeo de la presentación de la conferencia, además de enlaces a las diferentes noticias de estas jornadas y el cartel de las mismas.

Cartel AH350

Noticias:

http://www.lanoticia.es/ediciones/2016/ln849/2016-4618-calahorra-larioja-amigos-historia-jisp.htm

http://www.labrujulacalahorra.com/noticia_detalle.php?recordID=27128

http://www.amigosdelahistoria.es/node/686

Porque Calahorra debería ser en sí, un autentico museo…. Ojalá algún día nos acerquemos a ello. De momento, toca seguir luchando por conservar lo poco que tenemos.

 

Nuevas noticias en el solar de las medranas

Hace un mes publicábamos la noticia de un nuevo hallazgo arqueológico en Calahorra; el descubrimiento de un torreón medieval en el solar de las medranas, pero los avances en las excavaciones aún nos dejaban nuevas sorpresas que descubrir.

Hablamos del descubrimiento de un torreón que formaría parte de la muralla medieval, aunque nada más lejos de la realidad, puesto que tras su excavación por completo, resultó no ser de época medieval, sino romana. Debido a la yuxtaposición de restos de diferentes épocas dificultó su correcta lectura desde los inicios además de la aparición de pequeños restos medievales.

IMG_20160329_170531

Este torreón formaría parte de un sistema defensivo romano de torreones y muralla de época de augusto, donde Calahorra ya era municipio romano.

Aunque la sorpresa vino después, y es que este torreón está construido sobre un foso romano anterior en forma de “uve”, configurando restos de todas las épocas romanas.

Además junto a estos restos apareció una zona de elaboración de vino formada por 4 lagares de entre los siglos XVII y XVIII que pertenecerían a la casa de las medranas, en la cual como ya mencionamos anteriormente, apareció su bodega, la cual se encuentra actualmente tapada para garantizar su conservación.

La construcción de 19 viviendas sobre este solar, actualmente se encuentra paralizada tras el descubrimiento de estos restos, esperando la decisión de paralizar el proyecto o modificarlo.

Desde el Ayuntamiento de Calahorra, se valora la posibilidad de su conservación y modificación del proyecto original con el fin de la realización de la edificación y conservación de los restos.

Una de las soluciones que se podrían sopesar sería la musealización subterránea de los restos, y la edificación superior en altura de las viviendas reduciendo el número de las mismas.

La aparición de restos de épocas anteriores en el casco histórico de la ciudad es algo habitual y que se ha ido sucediendo a lo largo de los años, puesto que toda la ciudad romana y medieval se encuentra bajo el casco histórico de la ciudad moderna.

Tras el informe de las excavaciones es importante valorar la importancia de los restos hallados así como evaluar su conservación y no recurrir en la destrucción sin miramientos como ha sido habitual en esta ciudad durante muchos años donde se han producido daños irreparables como la destrucción de los restos de termas, el ninfeo romano, o un largo etcétera que es una pena que no se hayan conservado o por lo menos tapado para el futuro.

Enlaces a noticias:

http://www.larioja.com/comarcas/calahorra/201604/27/irvi-plantea-modificacion-proyecto-20160427003901-v.html

http://www.larioja.com/comarcas/calahorra/201605/01/hallazgo-historico-medranas-20160501003537-v.html

http://www.larioja.org/vivienda/es/actualidad/construccion-19-viviendas-alquiler-social-calahorra-medrana

Fotos: Yolanda M. S.

 

Las termas romanas de Calagurris

Los baños o termas romanas en Calahorra han sido uno de los temas más estudiados desde antaño por la gran cantidad de piscinas encontradas en la ciudad. Se han constatado restos en el actual yacimiento de la Clínica, la calle san Andrés y calle san Blas, aunque las únicas hoy en día visitables son las de La Clínica.

Todos estos restos son una muestra de la importancia que tenían los baños públicos en la vida cotidiana de los romanos como marco habitual de reuniones sociales.

Las campañas arqueológicas realizadas en la ciudad nos ayudan a datar estos restos termales entre los siglo I y III d.C.

Hay que poner en relación directa estas termas con la construcción del acueducto de Sierra de la Hez, el cual abasteció de agua a Calahorra.

Este agua, junto con el agua de lluvia recogida por cisternas y la subterránea extraída por pozos, se repartía entre fuentes, termas, establecimientos públicos y privados y viviendas.

Además la ciudad contaba con una extraordinaria infraestructura para la evacuación de las aguas fuera de la ciudad.

Son abundantes las noticias que encontramos sobre la aparición de conductos subterráneos, pertenecientes a canalizaciones romanas, cloacas por toda la ciudad. Pero además hay que destacar la existencia de restos de piscinas que formarían parte de varios conjuntos termales que han aparecido y llegado hasta nosotros. De todos ellos, los únicos que podemos ver al descubierto en nuestra ciudad son los encontrados en el yacimiento de La Clínica que serán los que vamos a ver a continuación.

Como ya comentamos en el post anterior, gracias a la construcción de un gimnasio para el colegio del Ángel Oliván, salen a la luz restos pertenecientes a unas termas públicas y una necrópolis en esta zona, lo que llevó a la excavación por completo de la plaza Eras, incorporándose a los hallazgos encontrados ya de una domus romana.

No obstante, el conocimiento de restos termales en esta zona era ya conocido por la existencia de una piscina conocida como “pila de los moros” la cual fue destruida en 1876 para hacer una era, y cuyos restos desaparecieron en 1940 al edificar la fábrica Torres, aunque algunos restos podemos observarlos hoy en día en el patio del museo de la romanización.pila de los moros

Finalmente es en la campaña realizada entre los años 2000 y 2001 perteneciente al proyecto Calagurris Iulia, donde aparecen ya los restos del conjunto termal y una necrópolis reutilizando estas estructuras tras su abandono.

Se tratan de 24 inhumaciones, 19 de ellas adultos y 5 niños. Todas ellas  orientadas en sentido oeste-este, depositados decúbito supino con las manos sobre el abdomen o paralelas al cuerpo.

22 de ellas se encuentran depositadas en fosas excavadas en la tierra, y las otras dos realizadas con lajas de arenisca, tapadas con losas colocadas in situ sellando la inhumación.

Se descarta el enterramiento con ataúdes de madera, puesto que la posición de los cuerpos es muy forzada, adaptándose a las estructuras preexistentes. Lo que sí que utilizarían son sudarios que envolvían algunos cadáveres perceptible por la colocación junta de las rodillas o los hombros recogidos y elevados.

Estas inhumaciones aparecen enterradas aprovechando los huecos de estructuras anteriores que habían sido ya abandonadas.

Es el caso del conjunto termal, del que han aparecido diferentes estructuras pertenecientes a: un praefurnium, un hipocaustum, una piscina y un canal de desagüe.

plano clinica

Del hipocaustum, se conservan en el suelo improntas de las pilae, así como líneas del entramado ortogonal. Estas pilae eran ladrillos circulares de unos 14 cm de diámetro. Además aparecieron materiales propios de la hipocausis y de la suspesura como ladrillos bipedales con incisiones y ladrillos spicatum.Hipocausto

Este hipocausto estaría dividido en dos estancias separadas por dos pilares que servirían de apoyo a la suspensura. De estos dos pilaes, solo se conservo uno, ya que el segundo apoyo fue arrasado para colocar una de la inhumaciones.

De estas dos estancias, la primera sería el hipocausto del caldarium y la segunda, solo se ha podido excavar una pequeña parte, ya que continuaría bajo el colegio Ángel olivan.

No obstante, los muros que se han conservado también son escasos, se reducen a los muros de cimentación, excepto el muro noroeste que aun mantiene unos 30 cm de altura.

No ha llegado esta estructura en su mejor estado de conservación no solo por la reutilización como lugar de enterramiento que utilizaban los materiales para la construcción de las tumbas, sino que también tras su abandono, la estancia debió de servir como lugar de extracción de materiales reutilizables, algo que era muy frecuente en aquella época.

Junto al muro sur del hipocausto, aparece un nivel de cenizas que correspondería a un praefurnium. El praefurnium, es el término para designar a la a1423e5cámara de combustión de un horno. Esto nos ha permitido saber que el hipocausto del que hablábamos se trata de un caldarium, una de las 3 piscinas que constituían las termas en la antigua roma, caldarium, frigidarium y templarium, en este caso la de agua caliente.

Aquí se localizan también unos sillares de grandes tamaños muy deteriorados por la acción directa del fuego para calentar el agua.

En la zona noreste, aparecen restos de una piscina. De esta solo conservamos su pared sur, construida mediante sillares de arenisca de mediano tamaño revestidos con opus sinimun. La unión con el suelo se realizaba en cuarto de bocel con una argamasa hidráulica, para conseguir una perfecta impermeabilidad. Al fondo, hay un orificio de evacuación de agua, que conecta directamente con un canal. No obstante, es difícil de imaginar de no ser por las investigaciones, porque la gran parte de la piscina se encuentra debajo del patio del colegio colindante.

Esta piscina, desagua a un canal de opus caementicium, el cual está cubierto con losas de arenisca de gran tamaño. Este canal se ve afectado por la presencia de muros de hormigón actuales y canalizaciones modernas que lo cortan.canal desague

Otro de los grandes descubrimientos durante esta campaña, fue la presencia de un colector. En origen se interpretó como una pequeña calle por la existencia de dos muros paralelos con cierta anchura enlosado de losetas irregulares de arenisca. Lo que finalmente, resultó ser es un gran colector de grandes dimensiones, donde una de las canalizaciones documentadas del conjunto termal, vertería sus aguas de desecho  de este modo, enlazaría el conjunto termal con  parte de las infraestructuras de servicios urbanos de la Calahorra romana.coelctor

Los materiales obtenidos de estas estructuras termales lo datarían desde la época Claudia hasta mediados del siglo IV. Aparecieron numerosos restos de cerámica africana de cocina, y platos de drag de mediados del siglo IV.

No obstante, este conjunto termal se superpone a otras estructuras anteriores de usos distintos por la presencia de muros con direcciones y aparejos diferentes y material cerámico de los siglos I aC. Y siglo I d.C.

Los avances durante estos dos años de excavaciones fueron sumamente grandes, aunque todavía quedaron incógnitas por resolver. Han aparecido estructuras sueltas dentro del conjunto termal, pero no se sabe ni su acceso ni delimitación, ni transito por el edificio. Así mismo, no se ha podido determinar si existe relación con la domus romana colindante. No sería de extrañar, puesto que se sabe de la existencia de domus romanas que contaban con instalaciones termales. De esta manera se sabría si estaríamos hablando de unas termas públicas o privadas. Además de determinar si tendrían relación con las estructuras que salieron a la luz también en las calles anexas, como las de la calle San Blas, donde aparecieron de nuevo piscinas, hipocaustos y canales y la posibilidad de que conformaran junto a estas, un área termal de mayores dimensiones.

  • fotos facilitadas por las publicaciones de Amigos de la Historia de Calahorra.

 

Yacimiento romano “La Clínica”

Hoy vamos a hablar del yacimiento de La Clínica uno de los restos arqueológicos romanos mejores conservados y de los más importantes hallados en Calahorra.

El termino “La Clínica” es el que se ha utilizado para denominar al yacimiento o mejor dicho sector arqueológico, ya que se trata de una pequeña zona excavada de la antigua ciudad romana de Calahorra que se encuentra bajo la ciudad actual.

Lo que actualmente encontramos en este yacimiento, son los restos arqueológicos encontrados de una domus romana asociada a restos termales y necrópolis.

No será hasta comienzos de los 70 cuando comienzan a aparecer resclinica (300 x 198)tos en esta zona. En 1980 surgen las primeras excavaciones de la mano de Urbano Espinosa, donde aparecen 3 terrazas horizontales aprovechando el desnivel del terreno. Lo que sale a la luz es una domus romana de finales del siglo I o principios del II; así nos lo han hecho saber los restos de pinturas conservadas. Pero esta vivienda se abandonó a mitad del III durante el saqueo.

Tras su abandono se hundiría inmediatamente el edificio entero, o al menos las grandes áreas del mismo. Durante la antigüedad tardía el edificio fue reocupado de nuevo, hecho que se evidencia en los sucesivos estratos de ocupación del terreno, aunque se cree que no la reocuparían en su totalidad, sino únicamente en su parte sureste. A finales del siglo III quedaría extramuros, siendo abandonada por completo. De esta manera esta zona se comenzó a cubrir con vertidos de desecho convirtiéndose en un campo de ruinas. Esto explica que hasta la Edad Media se utilizara también como cementerio y área de enterramiento.

Durante la época moderna se levanta sobre la necrópolis una tapia para acortar el camposanto municipal que atraviesa el actual yacimiento, destruyendo parte de las tumbas preexistentes.

Hacia 1931 se levanta sobre el actual yacimiento el centro rural de higiene “ La Clínica” que da nombre a este yacimiento, y posteriormente en este solar se construyó la fábrica Torres de conservas. Tras su abandono, se plantea el proyecto de construcción de un gimnasio para el colegio colindante Ángel Oliván, que dejan al descubierto los restos arqueológicos romanos que llevan a realizar sondeos y catas arqueológicas que determinan la necesidad de excavar en todo el solar.

De esta manera, se han realizado 4 campañas arqueológicas desde 1980 hasta el 2001. No será hasta la cuarta campaña cuando se descubra finalmente los restos del conjunto termal y la necrópolis que conforman el conjunto del yacimiento junto a la domus romana ya conocida desde la primera campaña.

En el conjunto termal se han podido constatar e identificar diferentes partes correspondientes a un praefurnium, un hipocaustum, una piscina y un canal de desagüe que analizaremos más detalladamente en el siguiente post.

plano clinica

Los materiales obtenidos de estas estructuras termales lo datarían desde la época Claudia hasta mediados del siglo IV.

Los resultados obtenidos durante esta cuarta intervención realizada en el 2001 fue clave para el estudio e investigación y nos revela datos muy relevantes sobre la historia de nuestra ciudad. El descubrimiento de la necrópolis y el conjunto termal, abre nuevas hipótesis sobre la vida en la Calagurris romana. No se puede constatar con seguridad, si estos restos formarían parte de la domus colindante, siendo unas termas privadas como se sabe que existían por aquella época, o pasando a ser unas termas públicas que quizás pudiesen tener relación con otros restos termales encontrados en las proximidades.

Los resultados de esta cuarta intervención son una muestra de la importancia de las excavaciones arqueológicas y del estudio e investigación de las mismas. Estos yacimientos nos ofrecen una fuente de información de primera mano sobre la historia y cultura de nuestros antepasados. No obstante, hay que decir que el yacimiento se musealizó tras finalizar esta excavación sin estar estudiada por completo, quedando zonas todavía sin excavar.

En el año 2007 se procedió al vallado, colocaciIMG_20160213_174243.jpgón de unas estructuras metálicas a modo de pasarelas por las que poder recorrer el yacimiento en su interior, y la colocación de una caseta con visión de centro de interpretación donde colocar un video explicativo, colocada sobre los restos todavía sin excavar.

Actualmente, la visita al yacimiento es prácticamente imposible,  su mal estado de conservación da un aspecto de abandono total por la presencia de hierbajos, matorrales que crecen dentro del yacimiento y la suciedad y actos de vandalismo debido al fácil acceso al mismo. Además hay que sumar que el yacimiento no está cubierto quedando al aire libre y afectándole las inclemencias meteorológicas.

La verdad que es una pena que  uno de los yacimientos más importantes que contiene la ciudad, este tan abandonado, pudiendo ser un foco de atracción turística si tuviese una buena gestión.

A continuación os dejo una galería de fotos de su aspecto general durante la gran parte del año. Y además noticias de prensa denunciando la suciedad del mismo donde el concejal de cultura admite que se limpia cuando se puede por la falta de presupuesto, algo que no se debería permitir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y no me gustaría despedirme sin citar la importancia de la realización de un proyecto cultural, realizado por arqueólogos e historiadores expertos en la musealización y gestión de yacimientos arqueológicos que recoja un plan de mantenimiento, y buena musealización del yacimiento, que permita tenerlo abierto al público y que garanticen su pervivencia y aspecto original.

Noticias de prensa:

http://www.labrujulacalahorra.com/noticia_detalle.php?recordID=7519

http://www.amigosdelarioja.com/patrimonio/YacimientoLaClinica/laclinica-musealizacion-2010mar.htm

http://www.lanoticia.es/ediciones/2010/ln547/2010-0280-calahorra-amigos-historia-yacimiento-clinica.htm

http://www.elcorreo.com/alava/20071121/la-rioja/adjudicada-ejecucion-proyecto-musealizacion-20071121.html

Mercaforum y Semana Santa Calagurritana

El pasado fin de semana, 19 y 20 de marzo – y coincidiendo siempre con la celebración del Domingo de Ramos-, se celebró en Calahorra la XXI edición del Mercaforum. Durante ese fin de semana previo a la Semana Santa, las calles principales de Calahorra retroceden en el tiempo hasta la época romana.

Se trata de una iniciativa del Grupo Paso Viviente, quienes en 1995 decidieron organizar un mercado orientado en la Calagurris romana, que mostrase el esplendor de la ciudad en aquella época. Durante ese fin de semana, el centro de la ciudad se transforma por completo, con la decoración de estructuras arquitectónicas romanas, esculturas, y diversas actuaciones.

Es uno de los mercados más antiguos que se celebran por el norte de España, que sin duda ha inspirado a multitud de otros mercadillos que han ido surgiendo durante estos años. El mercadillo se organiza en plena calle con la dis011D6RIO002_1posición de pequeños puestos donde se vende alimentación, artesanía, incluso antiguas monedas de la Calagurris romana que se acuñan allí mismo. Durante los dos días, el mercado está acompañado por las tropas de los legionarios romanos desfilando y tocando. Éstos fueron incorporados en el año 2003, que tras un gran trabajo de investigación, consiguieron hacer una reproducción histórica de la LEGIO VI VICTRIX, una de las legiones que estuvieron asentadas en el norte de la Península Ibérica bajo la dominación del Imperio Romano.

romanos (1)

Al final de cada jornada, el mercado se cierra con 12795057_1260790797283864_7198252335861044939_oactuaciones teatrales como “los sueños de Claudia Prócula”, o la “Scola Quintiliani”, que nos acerca a la figura de uno de los más ilustres calagurritanos: Marco Fabio Quintiliano del que ya hablamos en entradas anteriores. Además estas actuaciones van acompañadas de un grupo de baile y actuaciones de malabarismos con fuego logrando crear un espectáculo muy atractivo para el turista.

Además, también hay actividades orientadas para los niños, como la novedad este año de una noria de madera, actuaciones de malabarismos, espectáculos de cetrería y la presencia de diversos animales como ocas, gallinas, corderitos, etc.

Desde hace unos años, también hay un pequeño espacio a modo de coliseo romano, donde los gladiadores hacen recreaciones de lucha de combate de aquella época en la arena.

El Mercaforum, es sin duda uno de los mercados de referencia que atrae a un gran número de turistas cada año a nuestra ciudad. Junto con el Mercaforum, el Grupo Paso Viviente realiza también el día de Jueves Santo por la noche una de las recreaciones históricas de la Pasión de Cristo más importantes de nuestro país. Todas las estructuras utilizadas para el Mercaforum son trasladadas para reutilizarlas el Jueves Santo. Junto con las procesiones a cargo de la Cofradía de la Santa Vera Cruz, portadora de 20 pasos en nuestra ciudad, la Semana Santa de Calahorra ha sido en este mismo año declara de Interés Turístico Nacional y la presencia durante esos días en los medios de comunicación como radio, prensa y televisión nacional, hace que sea uno de los atractivos turísticos más importantes de la ciudad.

Las recreaciones históricas sin duda son uno de los mejores métodos de acercarnos a la historia de una manera muy fácil y visual, sobretodo para los más pequeños, y facilitan que la historia de Calahorra no caiga en el olvido, aunque por supuesto no hay que dejar de lado los restos que aún queda en pie, que en muchos casos son olvidados y como vamos viendo, algunos en nuestra ciudad no pasan por su mejor momento. Ojala, nuestros restos arqueológicos romanos que quedan en pie, atrajesen en un futuro tanto turismo como lo hace el Mercaforum y la Semana Santa durante estas fechas con sus recreaciones históricas.

Video promocional:

Fotos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.